Grupo de Carthage College (USA), enero 2019

El Carthage College, de Estados Unidos, nos visitó este mes en un programa de tres semanas. Dos estudiantes del grupo nos cuentan su experiencia en TANDEM Madrid.

Owen Lewer

El interior de un aula a miles de kilómetros de casa nunca me pareció el lugar donde encontraría comunidad. Tengo estrechos círculos de amigos y familiares en mi glacial ciudad natal de Minnesota, en el Carthage College (mi universidad en Estados Unidos) e incluso en un campamento en las tierras salvajes de Colorado. Sin embargo, sencillamente, me equivoqué.

Mi estancia en TANDEM fue increíble. Todos los días de la semana cogía el metro desde mi casa de acogida hasta el centro de Madrid, pasaba por delante del Instituto de Cervantes y el Banco de España antes de entrar en el precioso y antiquísimo (para los estándares estadounidenses) edificio de Tandem. Después de sacar un espresso de la máquina, empezaba la clase.

Aunque pasear por la ciudad puede enseñar a alguien mucho sobre la cultura española, también me di cuenta de que lo aprendí en mis clases. Fue muy divertido interactuar con mis profesores de TANDEM, y me gustó cómo planeaban eventos interesantes para que los estudiantes fueran después de clase y pudiéramos conocernos mejor. La clase de cocina fue una de mis favoritas. No puedo creer que haya vivido toda mi vida sin probar las torrijas (piensa en una torrija más dulce y crujiente). En clase, me encantó hablar con Queralt sobre sus perros y con Mabel sobre su pasión por su taza diaria de americano. Su franqueza conmigo y con mis compañeros me hizo sentir como si hubiera estado estudiando en TANDEM durante semanas, incluso un día después de llegar.

Mis profesores también eran muy flexibles y adaptaban su estilo de enseñanza a las necesidades de cada estudiante. Aprecié cómo me ayudaron a repasar el subjuntivo, ya que siempre tengo algunos problemas con la gramática. Otros estilos de enseñanza me han fallado en ese aspecto, pero mis profesores de TANDEM supieron exponer el concepto en términos concisos y fáciles de entender para que yo pudiera captarlo mejor.

~Owen Lewer

Molly Guagenti

Cuando me incorporé a TANDEM Madrid, todos los profesores y la administración me dieron una bienvenida muy agradable. Estudié en TANDEM durante tres semanas y en ese poco tiempo aprendí mucho español.

Lo que más me gusta de TANDEM es que cada profesor ayuda a cada estudiante sin importar su nivel de español. Mis profesores siempre respondían a mis preguntas sobre vocabulario nuevo o palabras que no entendía. Enseñan normas y, si los alumnos no las entienden, las repasan de nuevo de otra manera hasta que los alumnos las comprenden. Además, si los estudiantes tienen alguna pregunta sobre la cultura española, los profesores les ayudarán.

Me encanta que los profesores animen a sus alumnos a hablar en clase. Mis profesores siempre me preguntaban: «¿Qué hiciste ayer? Así podía practicar español. Soy tímida, pero los profesores de TANDEM crean un ambiente cómodo dentro de las aulas para que la gente como yo no tenga miedo de participar en las clases. Después de este tiempo en TANDEM tengo más confianza en mi capacidad para hablar español con la gente. En resumen, a los profesores les encanta enseñar español y transmitírselo a los alumnos.

Además de las clases de español, TANDEM ofrece muchas actividades culturales para los estudiantes. Por ejemplo, fuimos a clases de flamenco, de cocina española (gazpacho, paella, torrijas…) También hicimos dos excursiones… Estaba muy nerviosa por viajar al extranjero, pero gracias a TANDEM me sentí mejor.

Mi experiencia educativa en TANDEM ha sido increíble. He mejorado mi español y he aprendido mucho. Estoy muy agradecida por las oportunidades que me ha brindado TANDEM.

 

~Molly Guagenti

Archivos

Campamentos de verano para niños y adolescentes.

Si te apuntas antes del 31 de mayo: matrícula gratis.
Si ya has participado antes en un programa de verano en TANDEM: 15% de descuento + matrícula gratis.

Utiliza el código del cupón al hacer la reserva: CAMPS2024

15585